Cuando por el tipo de producto (variantes, precio, acabados…) no se puede mantener un stock de producto acabado, es crucial el cálculo del plazo posible de producción. Muchas empresas dan un tiempo estándar de servicio, pero después cumplirlo puede llegar a ser inviable.

Para resolver esto hay que gestionar las colas de trabajo. Especialmente en las secciones más críticas. Por ejemplo, si el trabajador puede elegir qué orden ejecutar, escogerá la que más le convenga. Es una realidad con la que conviven todo tipo de empresas y es muy importante que estas órdenes de trabajo vengan definidas por Dirección. Así como la posibilidad de poder disponer de ellas informáticamente, pues quien tramite los pedidos pueda confirmar el plazo de servicio al cliente.

De igual forma todas las empresa, tengan stock de producto acabado o no, acaban gestionando pedidos URGENTES. Para ello se necesita tener control sobre las colas de las diferentes secciones. Además es imprescindible monitorizar y controlar el efecto que esas urgencias provocan en el resto de pedidos.

Esta situación puede complicarse todavía más, especialmente cuando trabajamos con máquinas que tienen tiempos de cambio de partida importante. En ese caso no solamente tenemos que controlar el orden de las colas, sino además agrupar pedidos por tipo para limitar los cambios.

Es recomendable integrar toda esta información en el sistema de información de la empresa, ya sea en el ERP o en cualquier otro medio digital que nos dé agilidad en la gestión.

En HEELFE ayudamos a nuestros clientes a diseñar e implantar las modificaciones en el Sistema de Información y en sus procedimientos de trabajo para tener en cuenta todos los factores enunciados.