¿Que supone Mejorar un proceso?

  • Mejorar las condiciones de trabajo
  • Mejorar la productividad

Las condiciones de trabajo se refieren a aspectos de ergonomía, posturas, pesos, etc. Para mejorar la productividad, primero hay que saber en qué situación está. Se define PRODUCTIVIDAD = PRODUCCIÓN /MEDIOS UTILIZADOS. Por ejemplo si se producen 10 unidades hora con 2 operarios y se pasa a 15 unidades con 3 operarios, la productividad se mantiene puesto que el cociente en ambos casos es 5.

La productividad aumentaría en el caso que se duplicara la producción con solo un operario más. En muchas empresas la producción objetivo para cada sección se conoce, no mediante el cálculo, sino por la experiencia. Es la cifra que habitualmente se consigue en un día, es decir en el que todo ha ido bien y el encargado ha visto que todo el mundo estaba ocupado en su sitio. Pero hay que tener en cuenta que muchas veces hay una pugna entre el colectivo de los trabajadores y la Dirección.

Esto hace que muchos de ellos declaren ir “a tope” cuando no es así. Les sirve para poder hacer (y cobrar) horas extras y para tener una herramienta de presión. Por otra parte los mandos intermedios tienen que mediar entre ambos ya que tienen que mantener alto el rendimiento. El caso se complica en los puestos en los que hay mucho movimiento de materiales. Fácilmente se puede ser poco productivo por un mal método. Y además, si el producto que tradicionalmente se hacía en la empresa está cambiando, la experiencia pasada sobre cuántas unidades se deben hacer al día empieza a ser engañosa.

Por medio de un sistema estandarizado de medición de tiempos, calculamos, no el tiempo que se tarda, sino el que se debería tardar en condiciones normales y con el método correcto de trabajo.

La relación entre ese tiempo que llamamos estándar y el real que tarda el operario, nos da el rendimiento del trabajo.
Rendimiento = tiempo estándar / tiempo real. De esa forma se puede saber cuál es el nivel de trabajo de la sección y de la empresa en general.

En HEELFE te podemos ayudar a implantar sistemas estandarizados de tiempos, cronometrando las operaciones y analizando los métodos de trabajo para su optimización. Por medio de este análisis podrás valorar cuántos puestos de trabajo necesitas realmente, teniendo en cuenta también la estacionalidad y valorando también la rentabilidad económica de incluir la automatización en algunos de ellos.

También formamos a los técnicos de tu empresa para que puedan mantener el sistema y aconseja en la implantación de sistemas.